Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2016

Las declaraciones de Amor.

No es que no quiera darte explicaciones de porqué te quiero. Los sentimientos son esos espíritus de los que no se puede demostrar su existencia con pruebas refutables, pero que se sienten como escalofríos punzantes en la nuca.

<<Y tú eres el escalofrío que da vida a esta piel pálida>>
Debe bastarte con saber que no ha habido nadie como tú, no ha habido nadie antes que tú que me haya hecho sentir la tormentosa armonía de los elementos en mi pecho. Que por ti quiero ser mejor persona, quiero crecer, quiero aprender, quiero vivir... Y que gracias a ti he descubierto las otras caras de la moneda; la perversidad y el morbo, la pasión en el pecado, y el no arrepentirse por no arrepentirse. Que al mirarte solo acude a mí la pureza, aunque ninguno de los dos esté libre de contaminación. Que solo con recapitular en nuestras historias encuentro las entrelíneas que enlazan a la perfección en un futuro para los dos.
A tu lado no existen vacíos ni soledad, amigos que he llevado a cuestas …

Suicidas.

[1:22 AM] 
He aprendido de los suicidas; antes de morir quiero escribir. Dejar constancia de porqué he abandonado -en- la vida. Contemplo desde mi oscuro estudio la esquina de esta calle, y la rutina pesa sobre mi espalda. Es como la culpa, una culpa absurda pero que duele en las clavículas. Mientras esas hormigas de la acera reciben recompensas por traer desdicha, sus conciencias recaen en mi estúpida empatía. Todo lo que ellas no sienten, yo lo padezco; es la maldición de aquel que ve el mundo con la visión amplia del alma y el corazón. Que aunque la vida parezca un regalo divino, no es más que un agujero de decadencia. Y he optado por rendirme hasta tal punto en el que deseo que Dios exista y así poder echarle la culpa, todas las culpas, que dejan vacío mi pecho. Poder decir "si ocurre es por voluntad de Dios" y quedar libre de pecado y de pena. Pero no será así.
Los demás hacen daño y a mí me duele, lo transcribo y nadie lo lee, yo lo re-leo, yo anoto, yo cambio comas, …

M II.

Caímos en la tierra dejando, en la misma, la huella de dos arcángeles. Jugamos a ser Dios creando corazones de nieve. Se nos prohibió hablar de fuego mientras nuestras almas corrían descalzas sobre brasas ardiendo. Era imposible soñar con el mar caribeño, éramos presas de nuestro propio ártico.
Tú me incitaste con tu piel pálida, bruja oscura. Ahora comprendo el enigma que esconde tu mirada; ese iris es la buhardilla donde escondes las lágrimas de todos tus ángeles caídos. Pero todavía me surgen preguntas; para llegar a ser perfecto motivo de pecado ¿qué fue primero? ¿Abriste la caja de Pandora y de algún modo tenías que salvarte? O simplemente ¿vendiste tu alma al diablo por decorar esos labios con el típico rojo pasional?
Has dejado en mi vida tantas dudas como yo caricias en tu cabello, ese mar negro donde desearía morir ahogada. Caía a tus pies cual esclava cada vez que sonreías. Tú eras reina y yo tu sombra. Y pese a todos los valientes caballeros que dejaste sin armadura y digni…