Ir al contenido principal

Homo homini lupus II (final alternativo)

Quitarme la ropa mientras miras
como cazador contemplado los pasos de su presa.
Desnuda, en todos los sentidos, sin vergüenza como nunca,
dejar caer el peso de este cadáver aún algo caliente, 
tirarme sobre la nieve que se derrite con caricias bajo mi piel, 
lame mi espalda mientras me hunde, me abraza,
y me susurra “te está apuntando con silenciador”.
Espero que el frío me duela tanto en el cuerpo 
como me duele el corazón ante tu impasible mirada.

Pero el invierno no es tan certero como tú.
Se escucha cortando el viento un silbido rápido.


Desde entonces vistes mi piel
como Zeus la corona que tanto le pertenece.

Y sigues siendo mi único dios.


Comentarios