Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2017

Soy, por ti, nada.

Es hipnótico el temblor de las hojas del otoño con el frío viento.
¿Así tiembla mi alma y mi cuerpo? 
Dímelo tú que me has observado durante tanto tiempo 
como si fuera sujeto de estudio. 
Dímelo tú que me has acariciado, 
me has golpeado y me has abierto heridas 
incluso donde no tenía antes de conocernos. 
Dime si soy así de frágil y de enferma. 
Tú que me conoces mejor que yo misma, 
¿o acaso me has estado probando con la vista cansada?

Odio sentirme así, tan observada, tan abierta, tan sincera a ti y que no me quede nada, que no tenga a qué aferrarme, que me falte tu apoyo, que me falte tu amor inexistente. Odio ser por ti, al parecer, y no tener a nadie por mí. 
Me enjaulaste como el cazador que se encapricha de un ave exótica. Me intentaste cuidar a base de bruto esfuerzo. Me adapté a ti con la fuerza y la velocidad de un tornado. Mi corazón consiguió grabarse a fuego tu nombre, mi cuerpo llevaba tu perfume favorito. Mis ojos, que normalmente parecen maldecir, te adoraron como a la obra má…